Fontanero en Valladolid

Reforlid, reformas en Valladolid.

Como reconocer cuando se tienen problemas de fontanería.

Los problemas de fontanería son más comunes de lo que se cree. Si estos son resueltos a tiempo antes que se conviertan en algo más grave es posible que el ahorro de dinero sea significativo. Por eso es importante saber reconocer cuando se debe actuar llamando a un profesional para que se haga cargo de la situación o si es sencillo se puede solucionar en casa.


Algunos de los problemas más frecuentes en cualquier edificación son los siguientes:


1.- Bloqueos en los drenajes: quizás este es el más común de todos los problemas de fontanería y es muy fácil de identificarlo. Cuando se observa que el agua residual baja lentamente es porque seguramente algo está bloqueando el libre tránsito de los líquidos en las tuberías. En casos peores el agua ni siquiera baja y puede devolverse y desbordarse, situación que es realmente desagradable.
Este problema aparece por lo general en duchas, lavavajilla, bañeras, inodoros, entre otros, debido a que podría irse cabello, comida, espuma de jabón acumulada, sucio, lluvias fuertes, papel higiénico y hasta los objetos más increíbles como juguetes de los niños, y demás cosas.


La solución podría ser simple, bastaría con levantar la tapa del drenaje colocarse unos guantes y retirar sea lo que sea que está causando el bloqueo. También se puede utilizar el destapa caños. Cuando no se puede alcanzar el motivo del bloqueo lo mejor es aplicar vinagre con bicarbonato de sodio o algún químico para destapar cañerías (aunque hay que tener cuidado porque si es muy fuerte puede causar graves daños en las tuberías).


Pero si el asunto no es tan fácil de resolver lo mejor es llamar a un profesional que se encargue del problema y evitar se produzca una situación en la que se tapen por completo los inodoros y llegue hasta el punto que las aguas se desborden y aneguen el lugar.
Para evitar que este tipo de escenarios se repitan lo mejor es evitar echar comida o aceite por las tuberías de los lavaplatos, evitar que el cabello se vaya por los drenajes del baño, tener cuidado que los niños no introduzcan canicas, juguetes u objeto por los desagües.


2.- Malos olores en las tuberías: este es otro de los problemas de fontanería que al igual que los demás es muy desagradable porque puede hacer que todo un lugar que luce impecable tenga olores putrefactos. La razón por la que esto ocurre es porque se concentran sustancias en las tuberías que luego se descomponen y que no terminan de irse por el desagüe.
Por lo general esto ocurre dentro del sifón que es un conducto que tiene forma de U y no permite el flujo fácil del agua. La verdadera intención del diseño de este tubo es evitar que los olores y el agua retomen, pero cuando hay poca presión de los líquidos se acumulan los residuos, entran en estado de descomposición y se produce el mal olor.


¿Qué elementos producen el mal olor en las cañerías? 


Si se desea evitar que este tipo de situaciones se repitan es mejor no descuidarse y eliminar por completo los malos hábitos al hacer uso del sistema de drenaje, por lo que hay que tener cuidado con:

Jabones: no se debe permitir que se produzca la acumulación de residuos de jabones en las tuberías. Con el paso del tiempo estos restos se pueden solidificar y crear trozos que además de tapar los desagües produce malos olores. Una de las maneras de impedir esta situación es usando jabones líquidos.

Pelos: nuevamente el cabello que se cae o depila puede generar inconvenientes porque produce atascos que evitan que el agua fluya de manera correcta, además producen malos olores. Por eso hay que evitar que restos de pelos se vayan por las tuberías.  

Alimentos: esta suele ser la principal causa de malos olores y se producen principalmente en la cocina. Al igual que en los otros caos hay que evitar que se vayan los restos de alimentos por la cañería. Para ello es mejor usar una malla o filtro en la abertura del fregadero.

Tuberías viejas: estas suelen causar atascos debido al deterioro que generan materiales rotos evitando que los residuos fluyan y estos crean malos olores por descomposición. La humedad y el moho que suelen salir en este tipo de desagües también pueden producir pestilencias debido a las bacterias que crecen. Por eso lo mejor es mantenerlas limpias para evitar inconvenientes.

Los puntos de sellado: al igual que lo que pasa con las tuberías viejas el moho y la humedad suelen degradar los sellados de las tuberías y estos comienzan a oler muy mal. Para evitar este problema hay que estar constantemente renovando los puntos de sellado.

Para evitar los malos olores también hay que estar pendiente de retirar las aguas estancadas de los fregaderos y lavamanos por lo menos una vez al mes. Las aguas de los sanitarios que no se usan constantemente también producen putrefacción, por eso es importante permitir que el agua corra de vez en cuando.
También se pueden usar productos químicos para limpiar o el tradicional vinagre con bicarbonato. Aunque si la situación es reincidente lo mejor es contratar los servicios de un profesional que cuentan con equipos especiales para limpiar muy bien las tuberías ya que las limpiezas caseras son superficiales y al final la acumulación de los residuos terminan produciendo atascos. 


3.- Tuberías que gotean: las causas de este problema de fontanería pueden ser la corrosión que se produce por el tiempo. La instalación no adecuada es otro de los motivos que ocasionan goteras. Las lluvias intensas también generan goteo en el sistema de desagüe ya que es tanta el agua que las tuberías no están en capacidad de soportar.
Las bañeras y sanitarios en mal estado pueden producir goteo. En muchos casos este tipo de problemas pueden ser resueltos desde casa haciendo unos ajustes en el grifo colocándole algo de teflón o apretándolo; sin embargo no siempre es el caso puesto que a veces los problemas son mayores y es necesario llamar a un especialista.
Muchas veces las fisuras dentro de las tuberías pueden provocar goteras en este caso lo más recomendable es llamar al fontanero para que sea un experto quien resuelva el problema y de ese modo evitar complicar más las cosas.


4.- Las tuberías no tienen agua: no es normal despertar y no tener nada de agua en el grifo puede significar la existencia de un verdadero problema.
Lo primero que debes hacer es verificar que no tengas el servicio suspendido en tu casa o en todo el sector por causas mayores. De no ser así existe la posibilidad que las tuberías estén congeladas, haya una fuga, tengas problemas con el calentador de agua o la presión entre otras cosas.
Si no sabes cómo identificar el problema lo mejor es llamar a un fontanero lo antes posible porque las consecuencias pueden ser realmente graves como daños en la estructura por causa de la humedad.
Puedes tomar en cuenta que si al intentar ducharse te sale agua fría y no caliente probablemente sea el calentador el que esté averiado. Otro de los casos es cuando el agua llega solamente a un área de la casa, tal vez es que existen problemas de presión.


5.-Fugas de agua: este problema puede llegar a ser muy grave y por lo general aparecen en el desagüe o en las instalaciones de las aguas subterráneas. La situación puede causar problemas en la estructura de la casa pues el agua se filtra y almacena en lugares en los que no tiene que estar. También genera desagradables sorpresas financieras con el aumento significativo en la factura del servicio.
La situación suele ocurrir porque las tuberías con el tiempo se desgastan y cuando llega mucha presión de agua esta comienza a romperla.
Si deseas jugar al fontanero cuando sospeches que tienes un problema de fuga en tu casa y tal vez la situación se pueda resolver fácilmente lo primero que tienes que hacer es revisar las siguientes partes y electrodomésticos en tu casa:  
Fregaderos: revisa debajo de este los accesorios y tuberías para comprobar que no existan fugas. Cambia el silicón instalado porque puede estar gastado o mal colocado.

Lavadoras: por lo general este problema de fontanería aparece porque se desgasta las mangueras que se usan para cargar de agua la lavadora. La solución es instalar una nueva y comprobar cada tres o cinco años su buen funcionamiento.

Lavavajillas: al igual que con la lavadora cuando la manguera que surte de agua al lavavajillas se desgasta suelen aparecer fugas de agua. Para ello revisa el suelo debajo del lavavajilla, así como los armarios para comprobar que no haya alguna señal de daño que indique que existe un escape del líquido.

Calentador de agua: algunas de las señales que indican que existen fugas de agua en los calentadores son las manchas de humedad en el suelo o cuando aparece oxido en el tanque.

Neveras: algunos de estos electrodomésticos poseen máquinas de hielo y se pueden presentar fallas en las conexiones de la manguera que surte de agua el artefacto.

Taza del WC: cuando se producen atascos en los desagües de la taza del WC pueden producirse fugas, al igual que cuando se corroe el plástico interno de las piezas de goma.

Bañeras y duchas: hay sospechas de fugas de agua en estos lugares cuando aparecen manchas en las paredes o pisos cercanos. Si tal es el caso se puede probar resolver la situación cambiando las masillas deterioradas o viejas, así como la lechada.

Debajo de las losas: por muchas razones se pueden producir fugas en estas áreas de la casa dando lugar a un problema un tanto difícil de resolver. En estos casos lo mejor es llamar a un especialista que puedan realizar una revisión exhaustiva con aparatos especiales para determinar el lugar exacto de la fuga y buscar la posible solución que puede derivar en un cambio completo de tubería.

Cuando las tuberías son empotradas el método tradicional para reparar la fuga es picar el tramo; aunque la tecnología actual permite realizar algunas reparaciones sin llegar a métodos tan extremos.

Una vez se localice la fuga entonces procede con los siguientes pasos:    
Tranca por completo el agua de toda la casa: de ese modo evitarás que sigan vertiéndose el agua.

Asegúrate que la fuga esté lejos de las conexiones eléctricas: de ser positivo también desconecta toda la electricidad de la casa, esta es la mejor manera de evitar los accidentes.

Coloca cinta adhesiva alrededor: esto si no es muy grande el problema, asegurándote de apretar muy bien. Recuerde que las soluciones a estos problemas de fontanería solo son momentáneas y seguramente la tubería se seguirá desgastando. La reparación de la tubería podría indicar lo siguiente:
Si la tubería es de PVC probablemente haya que cortar la parte afectada y unir los tramos nuevamente con bridas de anti-tracción simple. Si la tubería sufrió un reventón por mucha presión de agua, congelamiento o accidente con maquinaria, posiblemente haya que cambiar todo el tubo o localizar la zona afectada y repararla. Si el problema se trata de una fisura se deberá tomar en cuenta lo siguiente: que se pueda reparar con una abrazadera, pero si se sospecha que la fisura podría continuar creciendo es mejor realizar la sustitución del tramo dañado.Si la tubería ha sufrido corrosión se pueden utilizar abrazaderas u otro tipo de material de reparación que sea elástico.Obras de fontanería en ValladolidObras de fontanería en ValladolidCuando llamar a un especialista:
Si notas las siguientes situaciones en tu casa es porque existen muchas posibilidades que tengas problemas de fugas de agua; así que está pendiente con lo siguiente y llama enseguida a un especialista: 
Cuando debería salir agua fría por la tubería pero sale caliente.Cuando en una zona debajo de la pared aparece agua.Cuando en algunas zonas debajo del suelo aparece agua.Cuando el calentador de agua trabaja de manera constante sin apagarse.Cuando en el suelo se sienten zonas calientes.Cuando no se está usando el WC o cualquier otro lado de una tubería pero se escucha el agua corriendo.Cuando se determina que debajo de la losa existe una fuga.6.- No sale agua caliente: este tipo de problemas puede surgir por muchos motivos como por ejemplo:
Obstrucciones en las tuberías del agua caliente por distintas cosas como cal, lodo y basura en general. Podrías intentar resolver el problema esparciendo en el drenaje alguna solución química (hay que tener cuidado con la sustancia que se use porque puede dañar las tuberías) o bicarbonato con vinagre, pero esto no resultará si el atasco es por cal.Los problemas con la caldera también pueden provocar que no salga agua caliente. Algunas veces la situación se genera por falta de gas, pero si esta es eléctrica entonces hay que fijarse en la pantalla los mensajes de error que ella emita. Cuando existen fallas en el calentador de agua puede ser generado por distintos problemas entre ellos: daños en el botón de encendido o el termostato, luz piloto del calentador que se apaga, es necesario drenar el tanque de sedimentos, entre otros. Recuerda verificar si existen piezas que estén oxidadas porque significa que es la hora del remplazo.También es muy importante que observes algún cambio de color en el agua que sale por el grifo ya que podría existir agua almacenada con oxido debajo del calentador.  
Si el calentador se humedece por fuera puede ser la señal de una fuga que tal vez ser provocada por alguna rotura en las tuberías.
El revisar los calentadores de agua puede ser una situación peligrosa, por eso es mejor llamar a un fontanero para que realice el trabajo y este pueda funcionar correctamente. Recuerda que si tu calentador es muy viejo llegará el momento de remplazarlo porque lamentablemente aunque lo arregles funcionará por unos días pero nuevamente se dañará.
7.-Tuberias congeladas: este problema de fontanería suele ser muy común en los meses de invierno en los países de clima muy frio. Una manera de comprobar si esto está ocurriendo en tu casa es abrir los grifos tanto del agua fría como caliente y si no sale nada o simples gotas es posible que tus tuberías estén congeladas.
Por lo general estas congelaciones se producen en la pared exterior donde estas instadas las tuberías principales, pero si no encuentras el foco del problema lo mejor es llamar un fontanero. 
Evita que tus tuberías se congelen
Sin embargo existen maneras de evitar que tus tuberías se congelen, como por ejemplo:
Coloca aislantes en las tuberías antes que entre el invierno, especialmente en las áreas donde no tengas calefacción.Cubre cualquier hueco o grieta en la pared con algún sellador.No mantengas las puertas abiertas durante la ola de frío, sobre todo en zonas sin calefacción.Es importante dejar gotear las tuberías para permitir que el agua fluya y evitar que se congele durante los meses de mucho frío.Otra cosa a evitar son las aguas estancadas en el sistema de drenaje, esta podría congelarse y ocasionar el problema.Y una forma un tanto más extrema es cerrar la llave de paso cuando se vaya a dormir o no se esté en casa y de ese modo evitar que fluya agua en las tuberías.Trucos para descongelar tuberías
Pero si lamentablemente no tomaste las precauciones necesarias, llegó el invierno y tus tuberías se congelaron, esto es lo que puedes hacer:
Averigua donde se encuentra la zona congelada: un truco es abrir todos los grifos y en el que no salga agua es el que tiene el problema.Una vez que sepas donde está el congelamiento y si es de fácil acceso y en el interior de la casa entonces usa un secador de pelo que te ayudará a descongelar la tubería sin dañarlas.Si el problema es fuera de la casa lo mejor es colocar paños empapados con agua caliente, aunque lleve algo de tiempo resultará.Otro truco cuando las tuberías están en el exterior es usar un soplete, pero hay que tener cuidado de estar moviéndolo constantemente y se puede usar solo si las tuberías son de metal, no lo hagas si son de PVC porque las dañarás.Puedes encender la calefacción para que todo el edificio se caliente incluyendo las tuberías.Agrega agua caliente al sistema de drenaje o desagüe.Si nada de esto funciona es la hora de llamar a un profesional.Fontanería en general ValladolidFontanería en general ValladolidPosibles consecuencias de tuberías congeladas
El problema cuando se congelan las tuberías es que el agua se expande y puede romper las tuberías produciendo fugas, por eso hay que estar muy atento cuando esto suceda y tratar el problema enseguida.
9.- Fugas de gas: las tuberías no solo son de agua sino que también pueden ser de gas. Este es un problema que requiere de la intervención de un experto porque podría generarse una situación grave que ponga en peligro a las personas que habitan el lugar.
Para identificar una fuga de gas hay que prestar atención a los olores de la casa, además del ruido que produce. Cuando el caso se presente hay que intervenir de inmediato ya que puede generar intoxicaciones, incendios y hasta explosiones.  
Jamás hay que tratar de resolver por sí mismo una fuga de gas por el peligro que representa. Hay que llamar al fontanero para resolver el problema y si es posible que los bomberos estén presentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.